Ahora que ya no eres un capullo del todo, viene lo bueno. Atrás quedan los días en que tus miserias eran los confines del universo. Eres un pez más, mecido por la corriente del río. Así vas viajando dulcemente de una persona a otra. De sus cosas a las tuyas por primera vez. Así te […]

Continuar leyendo