La línea que media entre un pensamiento y un pensamiento compulsivo es, en ocasiones, tan fina que solo el que lo experimenta, con la ayuda de un clínico tan fino como esa línea, puede localizarlo y así hacerlo consciente.   En este caso nos referimos a una consciencia atencional primordial, necesaria pero no suficiente para […]

Continuar leyendo