LOBOS ESTEPARIOS

Canis_Lupus_SignatusEl Lobo Estepario  (Der Steppenwolf, en alemán) es la célebre novela del escritor Hermann Hesse publicada en 1928 y que pudiera representar la crisis que el autor estaba viviendo durante aquella época.

Es notablemente interesante la distinción entre las personalidades esquizoides y las evitativas y suculentamente útil saber apreciar estas diferencias en la clínica ya que la diferencia es crucial para entender el caso en cuestión y tiene que ver con la esencia de estas personalidades. Ambas personalidades viven en gran medida en soledad. Y es esto lo que me impresiona porque el ser humano es un animal social que vive rodeado de otras personas y de múltiples herramientas para comunicarse (aparentemente) con el otro. Porque a pesar de la tediosa tendencia que en muchas ocasiones demostramos hacia el aislamiento emocional seguimos necesitando y buscando al otro. Estas personas pueden pasar días sin más contacto humano que el necesario para subsistir (el tendero, la estanquera, el portero) y en ocasiones ni siquiera eso.

Sin embargo, el deseo, en su sentido más estricto, que se refugia tras esas vidas aisladas es muy diferente. La personalidad esquizoide no obtiene placer en la relación con los demás; ni lo obtiene ni lo desea dar ni recibir. El esquizoide no necesita a los demás para encontrar gratificaciones que suele encontrar en la lectura, el recogimiento, la contemplación. No tienen amigos ni relaciones íntimas más allá de sus familiares de primer grado. Se muestran fríos y desapegados, indiferentes a las alabanzas o críticas de los demás. Tienen poco o nulo interés en las relaciones sexuales. La personalidad evitativa o evasiva está continuamente inhibiéndose. Se sienten incompetentes y se muestran hipersensibles a la crítica de los demás. Evitan las relaciones sociales por miedo al rechazo, la crítica, la vergüenza o el ridículo. Se sienten inferiores a los demás y poco atractivos. No asumen riesgos personales ni situaciones novedosas.

La diferencia crucial es que el esquizoide no desea relacionarse, el evitativo si lo desea pero lo teme.

La relación con los otros es, en muchas ocasiones, el reflejo de nuestras propias carencias, miserias o fallas en nuestro desarrollo psicoevolutivo. Depender del otro, amar y odiar al otro, temer al otro como el evitativo o ser indiferente al otro como el esquizoide.

© pedro rico – psicólogo clínico

 

Los visitantes de esta entrada también se interesaron por...

  • EL SÍNDROME DE MUNCHAUSENEL SÍNDROME DE MUNCHAUSENEl Síndrome de Munchausen ha sido descrito como un conjunto de signos y síntomas perteneciente a la categoría diagnóstica de los trastornos facticios. Cuando vimos el delirio […]
  • DepresionesDepresiones Según el DSM-5 un trastorno de depresión mayor exige para su diagnóstico un mismo período de dos semanas durante el cual estén presentes cinco o más de una lista de nueve síntomas entre […]
  • GUÍA NO FARMACOLÓGICA DE ATENCIÓN EN ENFERMEDADES AVANZADAS Ante la presencia de una enfermedad avanzada e incurable, todas las miradas se dirigen hacia ese horizonte del final de la persona, que como un eco nos devuelve la mirada a nuestro […]
  • Síndrome de FortunataSíndrome de FortunataEsta agrupación de síntomas es considerada una modalidad de dependencia emocional. Se trata de un patrón de relaciones afectivas que determinadas mujeres despliegan hacia hombres casados. […]
  • La menopausiaLa menopausiaLa menopausia ha sido considerada el gran signo de la decadencia en la mujer. Precedida de una menstruación irregular, durante el período conocido como premenopausia, aparece en torno a […]
  • LA HERIDA NARCISISTA (I)LA HERIDA NARCISISTA (I) Pocas veces llora uno más por dentro que cuando es consciente de que quizás deba ir despidiéndose del niño que aun patalea en su interior… La madurez, emocional o comportamental, se […]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.