LA TRAMPA EVOLUTIVA

LA TRAMPA EVOLUTIVA

Un perro permanece inmóvil ante mi. Mirándome. Eso es todo lo que tengo realmente porque lo demás es una suposición, una hipótesis. Se basa entre otras cosas en nuestra incapacidad para ver el mundo con cualquier mente que no sea la nuestra. Puedo pensar que el perro está dudando si acercarse o no. Cree poder acercarse al alimento que sujeto en mi mano, pero minutos antes recibió la orden de permanecer quieto. Ese parece ser el mayor grado de duda al que acceden los perros.

Podríamos extender una disertación sobre el interesante debate de corte filosófica sobre si los animales no humanos gozan de ese constructo llamado mente, mucho más sobre si tienen psique o alma en sentido aristotélico. Estaríamos, y lo afirma un apasionado de la conversación diletante y la filosofía de bar y la exploración artística que inunda la vida de ciertas personas a las que es una maravilla conocer, otra vez inmersos en una espiral mental que nos hace perder demasiado tiempo.

Lo que llamo trampa evolutiva es una suerte de contrapartida que se explica en una secuencia. El ser humano ha conseguido, descrito groseramente, llegar a la cima de la inteligencia. Esta condición y sus aristas le desvían de la posibilidad de ser feliz o de vivir en relación a los demás y al mundo al conllevar en ocasiones lo que podrían denominarse fallos de funcionamiento de esa inteligencia. Un superavit que algunas personas en el mundo sí han logrado utilizar en pro de una vida rica en detalles y por qué no decir solidaria.

Cuando la metareflexión o la velocidad de procesamiento no se autorregulan adecuadamente puede darse un exceso de las mismas que conduzca a síntomas como obsesiones o impulsividad o insomnio o irascibilidad. El consumo de tóxicos en busca de variaciones de ese funcionamiento lo altera a su vez de modos diversos no deseados. El pensamiento puede ensombrecer la emoción y la propiocepción. El cuerpo propio que, a su vez, ha venido mostrándose para nosotros como una puerta en dirección inversa hacia el mundo emocional.

Un niño de ocho años está protagonizando un pseudoataque de ira en la mesa de al lado en la terraza. El padre le reprende y dispara amenazas que tienen que ver con castigos negativos consistentes en retirar usos y abusos de nuevas tecnologías. La madre está ansiosa y llega a pedirle por favor que se calme. No hacen, en su buena intención, más que otorgar un poder tremendo que acabará por dañar al niño más que a ninguna otra persona del sistema familiar.

Un joven con tendencia a la obsesividad acaba de marcharse de un centro de salud. Camina hacia casa pero lo hace como un atómata. Su mente, su atención, filtrada por cien mil detalles educacionales, culturales, afectivos, va buscando una explicación para lo que acaban de decirle. Busca en el pasado, en el comportamiento del médico, en su gestualidad, busca verdades subyacentes, interpreta, proyecta…Es la maquinaria cognitiva más sofisticada que haya existido al servicio del sufrir y de la alienación. Porque al no estar en lo que celebra nuestro amigo olvidó ir al banco o tropezó contra el bordillo de una acera.

Eva no encuentra nada realmente emocionante en su vida desde hace demasiado tiempo. La sucesión de días no tiene cafeína y la novedad brilla por su ausencia. Lo atribuye a una supuesta decadencia de su relación de pareja y esa hipótesis causal termina por interrumpir su relación. Su amiga suele decirle que quizás no le ocurra nada a su relación de pareja, sino a las lentes (uno de los símbolos,lleno de ventajas, de este nuevo espacio nuestro llamado web) con las que mira el mundo. Quizás si moviera un poco el cuerpo o se atreviera a hacer algo realmente nuevo, un nuevo barniz pudiera impregnar todo.

Apostamos por un empoderamiento alejado del sentido victorioso del término. Por acercarse al poder de atender de un modo nuevo que en realidad es ancestral. Deje atrás la soberbia intelectual de saberse humano; dueño y señor de todo lo que respira. Si usted no sabe utilizar esa inteligencia para ser feliz y generar felicidad a su alrededor, si vive anclado a pensamientos, a recuerdos, a creencias, a deseos de ejercer poder sobre el otro, es usted víctima de una trampa evolutiva.

Hoy es el último día de Septiembre de 2017. Solo por estar aquí usted no va a poder escapar en parte de la trampa evolutiva. Trate de emplear el tiempo que pueda en mantenerse lejos de ella. Quizás sea lo único que usted debiera evitar.

Los visitantes de esta entrada también se interesaron por...

  • LA OBSESIÓN DE MATEOLA OBSESIÓN DE MATEOEn algún momento de su niñez Mateo sintió que no tenía control sobre ningún parámetro que tuviera que ver con lo que le rodeaba y que, por tanto, tampoco podía tenerlo sobre su mundo […]
  • PIRPIRPsicólogo Interno Residente (PIR) se refiere a la vía de formación de postgrado, eminentemente práctica, elaborado y desarrollado conjuntamente por los Ministerios de Sanidad y Consumo, y […]
  • LA HERIDA NACISISTA (II)LA HERIDA NACISISTA (II)“Es una mierda estar bien” Cuando ese niño que llevas dentro es “puesto en su lugar” desde el exterior, cuando se ponen límites a su ansia de poder, se revuelve y trata de manipular. No […]
  • Las funciones ejecutivas Las funciones ejecutivas El córtex prefrontal es la región cerebral con un desarrollo filogenético y ontogenético (en nuestra especie y en un individuo) más reciente. Este hecho la convierte en la región más […]
  • La ansiedadLa ansiedad  La ansiedad, en si misma, es un fenómeno normal, no patológico, cuando uno se enfrenta a un acontecimiento (o al recuerdo o a la anticipación del mismo) que genera estrés. Esto tenía […]
  • El dueloEl duelo El duelo como un proceso de elaboración de una pérdida que acontece en la vida es un tema ciertamente interesante. Una persona que se acercara por primera vez al tema podría pensar que […]

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.