La resonancia afectiva

resonancia afectivaLa resonancia afectiva, un concepto familiar para nosotros, es algo considerado erróneamente obvio por parte de la población general. Un terapeuta, público o privado, cualquiera afincado aquí en Asturias, en Oviedo, ha visto la semana pasada a varias personas que no emanaban una natural resonancia afectiva.

Pudieron sentirlo, en su superávit o en su ausencia, porque ellos si tenían resonancia afectiva. Son las misma tripas de las que hablaba aquel insigne psiquiatra vasco que nos enseñó los mecanismos animales del miedo. El miedo se siente, se respira, se palpa en el aire, quizás porque puede ser cierto que aun residen en nosotros destrezas del hombre antiguo, de un código ancestral que tenía más que ver con la capacidad de erizarse de la piel que con gurús de la criminología.

Puedo sentir en consulta cuando mi interlocutor apenas siente nada. Cuando le importo lo mismo que un protozoo, puedo sentirlo en mi propio ego. Esa no es la cuestión. Mucho más crucial es la presencia clínica de escasa resonancia afectiva en personas que sufren o que hacen sufrir a los demás.

Para apelar a la capacidad de las personas que trato para girar la cabeza cuando les hablo de un sueño o de un objetivo que creo les puede ayudar a sublimar sus problemas estoy contando con su resonancia afectiva. Me gusta el concepto de sublimación de conflictos; si bien es cierto que en un intento de acercarlo a la gente lo cocinamos desprovisto de excesos psicodinámicos. Lo hacemos nuestro. Una persona con un objetivo ya no está sola. Una persona con un plan B quizás pueda dormir.

Se puede observar el odio y la rabia hacia los demás o hacia uno mismo en el grado, si bien aparente, de resonancia en un speech sobre la familia de uno. Sea proyectivo o introyectivo puede sentirse gracias a lo gestual, a la tensión que conlleva el hermetismo o al tono de voz.

Esta semana veremos otra vez a personas que sienten demasiado o demasiado poco. Si logramos ponderar cuánto hay de uno y cuánto es sintomático, huir otra vez del papel de jueces, veremos mucho más del problema de esa persona.


Los visitantes de esta entrada también se interesaron por...

  • El cambioEl cambio“Quiero cambiar” piensan e incluso expresan muchas personas en su vida cotidiana y con esa demanda vienen a veces a nosotros porque saben ellos o su red de apoyo que algo no marcha bien. […]
  • La maraña mentalLa maraña mental La línea que media entre un pensamiento y un pensamiento compulsivo es, en ocasiones, tan fina que solo el que lo experimenta, con la ayuda de un clínico tan fino como esa línea, puede […]
  • La ansiedadLa ansiedad  La ansiedad, en si misma, es un fenómeno normal, no patológico, cuando uno se enfrenta a un acontecimiento (o al recuerdo o a la anticipación del mismo) que genera estrés. Esto tenía […]
  • LA SIMPLEZABuenos días. Mi nombre es Pedro Rico. Soy psicólogo clínico y ejerzo mi profesión en Asturias, concretamente en Oviedo y en Gijón. Ayudo a personas que tienen problemas relacionados con […]
  • EVITARSi ustedes fueran capaces de razonar con frialdad (el ser humano no es un gran pensador porque lo hace “contaminado” por las emociones) sobre qué aspectos de “lo psicopatológico” […]
  • La Psicología en la crisis del Ébola  Si yo no perteneciera al gremio de psicólogos que trabajan en Oviedo problemas relacionados con la ansiedad, la depresión, las relaciones, la personalidad o las adicciones y […]

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: