La Psicoterapia

¿Cómo entiendo la práctica de la Psicoterapia?

mas en la consulta 2Durante los años de Universidad me empapé fundamentalmente de la orientación psicoterapéutica cognitivo-conductual; perspectiva ésta que ha conseguido describir a lo largo de los últimos años resultados eficaces en el tratamiento de diversos trastornos mentales, fundamentalmente en combinación con la terapia farmacológica. A lo largo de la formación PIR he recibido cierta formación en los principios de la orientación psicodinámica, alejada de la descripción de resultados eficaces, pero valiosa en la comprensión de ciertas patologías.

Fue durante esa etapa formativa, sin embargo, cuando comencé a encontrarme más cómodo trabajando desde la perspectiva integradora en psicoterapia. Me formé en la utilización de técnicas provenientes de las escuelas más importantes, como el conductismo, el cognitivismo, la terapia familiar y sistémica o las perspectivas más filosóficas y humanistas. Tuve la oportunidad de poner en práctica dichos conocimientos, así como dirigir terapias grupales orientadas a diferentes patologías.

Este recorrido desembocó en mi paso por la Unidad Asistencial de Formación e Investigación en Psicoterapia del Hospital Universitario La Paz en Madrid. Esta unidad articula un programa formativo para psicólogos y psiquiatras basado en la integración de conceptos y herramientas de las perspectivas más válidas en la atención a la salud mental en diversos servicios asistiendo a personas ingresadas por distintos motivos médicos, a familias y a grupos.

Entiendo la perspectiva integradora como una suerte de lentes que permiten ver el problema de una persona en la narrativa de su vida, en la narrativa que esa persona se ha venido contando a si misma y que el clínico y el terapeuta deben luchar por entender. Se puede encontrar en esa narrativa el núcleo de un conflicto, un patrón disfuncional o una pauta de conducta que hace “necesario” el sufrimiento, a lomos de un “cambio” que la persona pone en marcha como posible solución y que no está sino preservando el problema. Para acercarse a esa narrativa puede el terapeuta, junto con la persona, situarse en distintos planos. Pueden ambos, persona y terapeuta, construir juntos, colaborar juntos, para hacer emerger una narrativa diferente, una alternativa, que ya no haga tan “necesario” el sufrimiento, valiéndose de técnicas que han venido describiéndose eficaces para problemas psicológicos concretos.

La psicoterapia no es una práctica oscura que un experto, poseedor de un misterioso saber, “hace” a otro ser humano. No es hablar, aunque sea la conversación su vehículo. La psicoterapia no es algo que se consigue entre cuatro paredes, es una colaboración entre un profesional y una persona para que sea esta última, quien en el juego de la vida y con la ayuda de la terapia, resuelva sus propios problemas activamente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies