LA INTEGRACIÓN (UN RETO)

Vernetzt

 

Muchos terapeutas no se identifican plenamente con ninguna escuela. Su tendencia a definirse como “eclécticos” (que “beben” de diferentes fuentes)  supera a cualquier otra orientación. En una encuesta de 1982 el 41% de encuestados se consideraban eclécticos.

Uno de los retos más apasionantes es el de evolucionar desde la pluralidad hacia la exploración de un avance común. Esto implica transitar de las posturas eclécticas a lo que se llama movimiento integrador en psicoterapia. Pretende fomentar un marco de diálogo que sustituya la lucha de escuelas por un contexto cooperativo que permita integrar.

La SEIP (Sociedad Española para la Integración en Psicoterapia), desde enfoques y propuestas muy diversas, promueve el diálogo para explorar construcciones alternativas que integren lo que ya existe, lejos del dogmatismo de escuela.

Arkowitz (1991) habla de esfuerzos integradores en tres grandes áreas:

  • La integración técnica (eclecticismo técnico) .Lazarus. Despoja de las técnicas que selecciona la teoría que las ha originado.
  • La integración teórica (eclecticismo sintético) .Integración de conceptos teóricos de varias psicoterapias, aunque también las técnicas quedan integradas.
  • Los factores comunes. Explican el doble de varianza de cambio terapéutico (30%) que las técnicas terapéuticas.
Hal Arkowitz

Hal Arkowitz

Norcross propone unos factores que han podido propiciar este fenómeno:

  • Proliferación de enfoques psicoterapéuticos.
  • Una forma de psicoterapia no puede ser adecuada para todos.
  • Ausencia de eficacia diferencial entre psicoterapias.
  • Reconocimiento de existencia de factores comunes a las distintas psicoterapias.
  • Énfasis en las características del paciente y de la relación terapéutica.
  • Factores sociopolíticos y económicos.

Idealmente, la efectividad de los enfoques integradores debería ser mayor a la alcanzada por cada escuela. Como ocurre con muchos ideales, esta mayor validez incremental no se ha podido

Michael J. Lambert

Michael J. Lambert

demostrar. A pesar de esto, Lambert (1986) reconoce que los enfoques integradores conllevan una mayor flexibilidad en la aplicación de técnicas en función de las características del cliente y que esto sí ha de redundar en un incremento de eficacia, aunque ello no se ha podido demostrar empíricamente.

CONSTRUCTIVISMO Y NARRATIVAS

Intentar aproximarse a cada escuela suponía conocer un lenguaje compartido sólo por quienes la practican y compartir su concepción de los trastornos mentales o problemas.

En los últimos años, se han producido tres fenómenos que cuestionan este modo de actuar: El movimiento integrador, la extensión de ideas constructivistas y la confluencia en la consideración de la psicoterapia como una práctica narrativa por parte de terapeutas que basaron en ello sus propuestas de integración.

Existe una evolución de las ideas psicoterapéuticas hacia un modelo postmoderno, constructivista que señala en la dirección de la integración de las psicoterapias. En psicoterapia ha imperado el pensamiento tradicional de que no solo existe una “realidad real”, sino que esa realidad se corresponde con ciertas teorías y no con otras. Los distintos modelos admitían que existe una realidad independiente del observador.

A raíz del malestar acumulado por hechos que no podían ser explicados desde la posición de un observador independiente del suceso observado, empieza a admitirse que no es posible una observación sin influir en lo observado y se cuestiona de una realidad exterior objetiva y única.

John C. Norcross

John C. Norcross

Toda realidad es la construcción de quienes creen que descubren e investigan la realidad. En terapia familiar se abandonó la búsqueda de una “descripción real” de lo que ocurría a la familia para sustituirla por el concepto de realidades interpretadas alumbradas por el sistema observante. Se decía que en una sala de terapia había tantas familias como observadores.

El énfasis cada vez mayor se hace en la naturaleza intersubjetiva y consensual del conocimiento. A partir de la interacción entre las personas surgen un conjunto de significados que están en constante evolución. No están recluidos en una mente individual, sino que son parte de un flujo general de narrativas en cambio constante.

Las realidades son construidas socialmente. La sociedad construye las lentes a través de las cuales sus miembros interpretan el mundo. Las realidades que cada uno de nosotros tomamos por sólidamente fundamentadas, son las realidades con las que nos ha rodeado nuestra sociedad desde nuestro nacimiento.

Las realidades se construyen a través del lenguaje. Los únicos mundos que podemos conocer son los que compartimos en el lenguaje. El lenguaje es un proceso interactivo, no un receptor pasivo de verdades preexistentes. No refleja la naturaleza, crea la naturaleza que conocemos. Para la psicoterapia, lo importante es que cuando se produce el cambio, implica un cambio en el lenguaje.

Las realidades se organizan y mantienen a través de las historias. Organizamos nuestra experiencia y nuestra memoria de los acontecimientos principalmente en forma de historias, excusas, mitos, razones para hacer y no hacer y así sucesivamente. Ordenamos esas historias en secuencias de tiempo que nos den coherencia a nosotros y al mundo que nos rodea.

No hay verdades esenciales. Uno de los grandes pilares del postmodernismo. Ya que no podemos conocer objetivamente la realidad, todo lo que podemos hacer es interpretar la experiencia.

La Narrativa es la forma que toma la descripción de nuestra experiencia en el contexto del lenguaje y la cultura.

La Terapia Narrativa sería un intento de transformar y expandir las narrativas de una persona, aquellas historias que todos sostenemos y que dan sentido a nuestra existencia dentro de la familia y de la sociedad. El cambio humano ocurre a través de la evolución de nuevos significados.

Desde modelos anteriores en los que la historia del terapeuta era la predominante y la verdad prevalente, se pasa a un énfasis por la historia de los pacientes y sus perspectivas.

La responsabilidad del terapeuta es la de ser un experto conversacional. Experto en facilitarle al paciente a través del diálogo, la búsqueda de versiones alternativas a su narrativa, saturada por el problema que nos trae, que no hagan tan necesario el sufrimiento.

Ahora la terapia es más conversación que intervención. El papel del terapeuta es abrir un espacio para la conversación posicionándose “siempre en un estado de ser informado por el cliente”. El diálogo lleva a la co-creación de nuevas historias. El terapeuta adopta una posición de “no saber”, de “abundante y genuino interés” en la realidad del paciente y sus narrativas

La psicoterapia no es una ciencia. Su objeto no es producir conocimiento, sino producir un bien valorado socialmente: Salud mental. Es una tecnología, porque su objeto es producir bienes, no generar conocimiento. Por esto, el criterio para evaluarla no es un criterio de verdad, sino un criterio de utilidad.

El objetivo de la narrativa no es relatar unos hechos, sino evocar un mundo para producir unas emociones. Lo que llamamos trastornos mentales son narrativas que producen sufrimiento evitable (lo que se llamó neurosis) o evocan mundos no compatibles con los del resto de los miembros de la comunidad y que impiden actividades o enfrentan al sujeto con los demás (los trastornos psicóticos).

La psicoterapia es un procedimiento que trabaja sobre estas narrativas, que busca la generación de narrativas alternativas a través de un proceso de comunicación interpersonal. Adoptar esta óptica supone anteponer el interés por saber qué es lo que convierte a una historia precisamente en esa historia y qué es lo que podría convertirla en otra, al interés por averiguar cuál es la relación entre esa historia y alguna verdad a la que se supone que esa historia debería remitirnos.

La psicoterapia funciona cuando es capaz de hacer emerger de la historia que el paciente trae a consulta (una historia en la que la demanda de ayuda se organiza alrededor de un síntoma que cobra sentido en ella) a través del trabajo conjunto de terapeuta y paciente un significado nuevo (uno de los posibles) que hace innecesario el síntoma.

© Pedro Rico

Los visitantes de esta entrada también se interesaron por...

  • TerapeutasTerapeutasSigmund Freud, el insigne neuropsiquiatra austríaco, padre del psicoanálisis y uno de los personajes más influyentes del siglo XX, decía que el terapeuta debía comportarse como una […]
  • LA SIMPLEZABuenos días. Mi nombre es Pedro Rico. Soy psicólogo clínico y ejerzo mi profesión en Asturias, concretamente en Oviedo y en Gijón. Ayudo a personas que tienen problemas relacionados con […]
  • Los psicólogos que sabían demasiadoLos psicólogos que sabían demasiadoEn nuestra práctica clínica resulta difícil no juzgar a las personas. Es uno de los retos a los que se enfrenta un terapeuta. Dos personas sentadas en una habitación enfrentan sus […]
  • Alexander Luria Aleksander Románovich Lúriya , en ocasiones transcrito como Alexander Luria, (16 de julio de 1902 - 1977) fue un neuropsicólogo y médico ruso. Discípulo de Lev Semiónovich Vygotski, es […]
  • Wilhelm WundtWilhelm WundtWilhelm Wundt nació el 16 de agosto de 1832 en la localidad de Neckarau, cerca de Mannheim, en el principado alemán deBaden. Su padre era pastor luterano y su familia, tanto de parte […]
  • La Psicología en la crisis del Ébola  Si yo no perteneciera al gremio de psicólogos que trabajan en Oviedo problemas relacionados con la ansiedad, la depresión, las relaciones, la personalidad o las adicciones y […]

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: