La ansiedad

 Piscólogos Oviedo

La ansiedad, en si misma, es un fenómeno normal, no patológico, cuando uno se enfrenta a un acontecimiento (o al recuerdo o a la anticipación del mismo) que genera estrés. Esto tenía gran sentido en otras épocas de la historia de la humanidad, cuando debíamos protegernos de otros animales, de fenómenos naturales o combatir, incluso, con otros hombres de una forma frecuente. Hay quien piensa, desde una perspectiva evolucionista, que muchos trastornos de ansiedad en individuos actuales son algo así como un vestigio del pasado de nuestra especie. Hipótesis explicativas al margen, la ansiedad es un fenómeno normal y experimentarla en un consensuado término medio incrementa el rendimiento ante un examen, una entrevista de trabajo o una conversación compleja.

La ansiedad es patológica cuando sus síntomas (elevación de la frecuencia cardíaca, sudoración, tensión muscular, respiración acelerada) se mantienen en el tiempo, cuando son de una intensidad exagerada (pudiendo llegar a la crisis de pánico con sensación abrupta de pérdida de control mental o sensación de muerte inminente) o ante estímulos insignificantes. Además, es muy importante valorar si el estado de ansiedad comienza a interferir con una vida laboral, familiar o social relativamente normal. La persona puede llegar a experimentar un diálogo interno irracional y obsesivo que le asedia con preocupaciones y pensamientos negativos que pueden incluso desencadenar un episodio depresivo. La ansiedad genera fatiga, la fatiga genera rumiaciones y éstas, a su vez, fatiga.

Las personas pueden llegar a desarrollar también lo que se conoce como ansiedad anticipatoria, la anticipación de una posible ansiedad futura que normalmente está bañada de interpretaciones catastróficas. Ya no es solo la presencia de lo temido lo que genera ansiedad sino la imaginación o anticipación de lo temido. Se podría describir coloquialmente como miedo al miedo.

Cuando la ansiedad es patológica yo pienso en este momento en tres tipos de intervenciones psicoterapéuticas. En primer lugar, es posible identificar para trabajar posteriormente con la persona lo que Aaron T. Beck llamó errores cognitivos (por ejemplo, las interpretaciones catastróficas que mencionamos antes); modos de pensar que están mediando entre lo que acontece y la consecuencia que deja en nosotros, un tránsito que no siempre es coherente ni ecuánime. En segundo lugar es altamente recomendable la relajación progresiva muscular de Edmund Jacobson, consistente en el entrenamiento en distinguir las sensaciones de tensión y relajación de diversos grupos musculares y que produce beneficios tanto a corto como a largo plazo, en el sentido de la desactivación. Y en tercer lugar, es muy saludable el entrenamiento en la atención plena al momento presente, tema que ya introdujimos en una entrada previa.

© Pedro Rico

Los visitantes de esta entrada también se interesaron por...

  • La menopausiaLa menopausiaLa menopausia ha sido considerada el gran signo de la decadencia en la mujer. Precedida de una menstruación irregular, durante el período conocido como premenopausia, aparece en torno a […]
  • Atención plenaAtención plenaLa terapia de reducción de estrés basada en la atención plena o mente plena (Mindfulness- based stress reduction) ha sido formalizada en los últimos años por el médico Jon Kabat-Zinn. […]
  • EVITARSi ustedes fueran capaces de razonar con frialdad (el ser humano no es un gran pensador porque lo hace “contaminado” por las emociones) sobre qué aspectos de “lo psicopatológico” […]
  • La maraña mentalLa maraña mental La línea que media entre un pensamiento y un pensamiento compulsivo es, en ocasiones, tan fina que solo el que lo experimenta, con la ayuda de un clínico tan fino como esa línea, puede […]
  • DUROSDUROSNuestro cerebro está preparado para procesar traumas, incluso traumas severos. Sólo el 20% de las personas que sufren traumas desarrollan un trastorno por estrés postraumático, […]
  • El trastorno mental graveEl trastorno mental graveUn espectador ajeno a nuestra práctica podría pensar que el trabajo de un psicólogo clínico se centra mucho más en trastornos de ansiedad, trastornos afectivos menores, trastornos […]

2 comentarios

  1. Hola Pedro,

    La Ansiedad en uno de los trastornos que mas se presentan a mi parecer y estos desencadenan problemas como el Estres, yo sufri durante varios meses de este problema y me hubiera gustado encontrar esta informacion mucho antes.

    Muchas gracias por escribir y dar estos consejos, voy a seguirlos al pie de la letra.

    1. Estimada seguidora de nuestra web…

      Como protagonista de este proyecto de ayuda a los demás me siento honrado tras leer tus palabras…La ansiedad, mejor dicho el exceso de ella,constituye, junto con los estados de ánimo depresivos y los desórdenes de personalidad, el principal problema para el que nos piden ayuda las personas que vienen a vernos.

      El miedo,la ansiedad anticipatoria,las ideas obsesivas,los rituales puestos en marcha para acallarlas y un innumerable listado de síntomas que se engloban bajo el epígrafe citado, hacen que sea nuestro gran diana a la hora de trabajar y pensar en nuestros contenidos.

      Gracias. Por empujarnos a seguir avanzando y por leernos.

      Pedro Rico.=

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.